Reseña de Batman v Superman: El origen de la Justicia

By -
Advertencia: Esta reseña contiene detalles importantes de la película. Spoilers leves. 

Tuvieron que pasar aproximadamente 63 años para que llegara a la pantalla grande el equipo de superhéroes más importante de la historia.

Para entender un poco su importancia es necesario remontarnos a la década de 1930, cuando empiezan a salir publicaciones de periódicos locales con historias de personajes fantásticos, plasmadas en un estilo de narrativa gráfica. En esta década, específicamente en 1938, aparece por primera vez Superman, y un año después, Batman, dando inicio a lo que sería la época dorada de las historietas.

Este par de superhéroes, junto a la Mujer Maravilla, el Capitán Marvel y el Capitán América, sentaron las  bases de un gran número de historias que tenemos el placer de ver hoy cobrar vida en la pantalla grande. El noveno arte de la mano con el séptimo arte.

Batman v Superman empieza con una historia que ya todos conocemos, la muerte de los padres de Bruce Wayne. Las tomas, la música y el detalle gráfico son excelentes, sin duda esta puede ser la mejor adaptación de este origen que hemos visto muchas veces. La escena no es demasiado larga para aburrir y tampoco demasiado corta para quedar incompleta, por lo tanto, si por alguna extraña razón no conocías el pasado de Batman, te quedará claro porque se convierte en vigilante de Ciudad Gótica.

En los primeros minutos de la película vemos cómo reacciona el mundo, y en especial Batman, a la catástrofe dejada por la última batalla de Superman en la película anterior. Esto genera en el caballero de la noche una sensación de impotencia al ver tanto derroche de poder incontrolable, inigualable, algo que puede acabar con la existencia de todos en cualquier momento. Este sentimiento crece al ver la destrucción de uno de sus edificios y la muerte de varios de sus empleados. Batman no está satisfecho con la existencia de alguien como Superman y empieza a buscar la forma de someterlo.

Por otro lado tenemos al hombre de acero tratando de encontrar su lugar en este mundo, algunos lo alaban, otros lo odian, su poder lo hace temible, poder que está siempre a disposición de una persona, Louis Lane, su novia y futura prometida.

Empiezan a pasar muchas cosas al tiempo, quizá este es uno de los puntos débiles de la película, ya que para algunos puede ser confuso si no tienen un previo conocimiento de estos personajes y el mundo a su alrededor.

Conocemos a Lex, un joven magnate con traumas de la infancia debido al maltrato de su padre; sediento de poder y con el suficiente dinero para llevar a cabo cualquier plan.

Este personaje ha sido uno de los más controvertidos, para algunos fanáticos acérrimos de los comics, este Lex Luthor no representa al archienemigo de Superman, pero es imposible negar que nos encontramos frente a un personaje interesante y bien tratado. Cabe resaltar que la actuación de Jessie Eisenberg es muy buena, dejando ver todos los matices que caracterizan al excéntrico millonario. En la película tiene dos escenas magistrales, en una vemos al sociópata y en otra a la mente maestra, estamos frente al origen de un villano que te mantiene siempre cautivo, y sin darte cuenta te encuentras tratando de adivinar que está planeando y hasta dónde puede llegar para salirse con la suya. Precisamente este es el hombre que alimenta el fuego que da origen a la batalla entre la insignia de Metrópolis y la de Ciudad Gótica.

Ahora viene el turno de La Mujer Maravilla. Gal Gadot fue una de las decisiones más criticadas antes del lanzamiento de la película, debido especialmente a su contextura física, muy distante a la de la heroína que vemos en el papel; pero señoras y señores, esta es la cereza del pastel, su aparición en esta película fue un toque magistral. Es un personaje lleno de misterio, belleza y poder, mucho poder. Solo basta con verla en batalla para vislumbrar sus capacidades, y dejar a más de uno con la boca cerrada, o más bien abierta de la sorpresa. Es precisamente en esta batalla que aparece el Villano que obliga a Superman, a Batman y a La Mujer Maravilla a pelear juntos, dando así origen a los primeros rayos de luz del amanecer de la justicia.

Para los que conocen la historia de Superman, identificar al villano es muy fácil, para los que no, su nombre es Doomsday (juicio final). Una criatura abominable creada con tecnología kriptoniana, algo así como un Hulk extraterrestre que se hace más fuerte a medida que lo atacan.

Su puesta en escena es fenomenal, la batalla es magistral y tiene los detalles característicos de las tomas de acción dirigidas por Zack Snyder.

A lo largo de la historia se ven cameos de Flash, Acuaman, Cyborg, una caja madre, los paredemonios y nos cuentan que viene Darkseid.

Como les dije al principio, pasan muchas cosas, tantas, que a veces el hilo se puede aflojar un poco, pero nunca se pierde la continuidad.

Hoy existen muchas críticas sobre la película que no la dejan bien parada, mi consejo es que ustedes mismos lleguen a una conclusión. Véanla, opinen, pero no lleguen a un juicio subjetivo, mismo juicio que ha cargado a la mayoría de reseñas que andan circulando por internet; porque si nos vamos para esa línea, puedo decirles que me gustó más esta película que las de Avengers, y a casi todos nos gustó Avengers.

Algunos critican la cinta porque Superman aun no es ese superhombre con el que están familiarizados y se olvidan que apenas está descubriendo su lugar en el mundo; otros la critican por que este Batman no tiene piedad, es un asesino que se aburrió de no acabar con los criminales de una buena vez, perdiéndose la oportunidad de disfrutar la mejor adaptación del Batman de los comics a la pantalla, porque en esta película “Ben Affleck es Batman”. Otros simplemente la critican porque están buscando en ella algo que no deben buscar, algunos quieren más chistes, otros quieren que les expliquen mejor las cosas, otros llegan a extremos tan absurdos como decir que en ella no se ve bien reflejado el periodismo, y la  comparan con Spotlight, la ganadora del Oscar como mejor película este año.

Esta es una película de superhéroes, metahumanos, una película de personajes fantásticos, imaginarios, extraterrestres con súper poderes, hombres con mentes brillantes y tecnología avanzada, una película que no se trata del mundo en el que vivimos, una película que no busca una revolución en la sociedad para hacernos caer en cuenta que el calentamiento global es real o pura ficción, que comemos azúcar sabiendo que está mal, no se trata del periodismo y mucho menos es una comedia.

A los fanáticos del mundo de DC en tv quizá no les guste, a los fanáticos de las cosas delicadas, los payasos, las historias siempre alegres, a los que lloran con la novela, a los que no están de acuerdo con la justicia por encima de la satisfacción personal, a los que les gustan los colores saturados, el HDR, lo cuentos cortos, las historias livianas, a los que no les gusta pensar mucho, a los que quieren una explicación para todo… a ellos, quizá tampoco les guste; pero si toca compararla con Avengers, la cohesión de superhéroes que plantea Warner es mucho más seria, esperemos que esto cambie con Civil War y así todos nos mantenemos entretenidos y contentos.

Batman v Superman: El origen del Justicia
  • Historia7
  • FX8.5
  • Música8.5
  • Actuaciones 8
  • Entretenimiento8.5
Calificación 8.1

etvisual califica esta película con un

@himisterpadilla | Aprendiendo, pensando, creando, educando | Fundador de @ETvisual | F4.8